Reflexología Podal

La reflexoterapia, reflexología o terapia zonal tiene sus fundamentos en la medicina China y se basa en estimular distintos puntos sobre las manos, pies, orejas o nariz (conocidos como zonas de reflejo) que gracias a las terminaciones nerviosas que poseen son capaces de aliviar distintas dolencias como dolor de cabeza, dolor de espalda, gastritis, estreñimiento, dolores menstruales, cefalea y asma, entre otras dolencias.

Aunque la más conocida es la reflexología podal, lo cierto es que también se puede aplicar esta terapia en manos, nariz u orejas. Pero también se utilizan  en ocasiones  objetos como pelotas o bandas de goma para ejercer la presión suficiente en estos puntos y conseguir así aliviar esas molestas dolencias.

Estos elementos reflejos o zonas de reflejo son todas aquellas partes del cuerpo presentes en pies, manos, nariz u orejas que tienen conexiones nerviosas con otros sistemas u órganos del cuerpo. Cuando existe una enfermedad en otro alguno de estos órganos o sistemas del cuerpo, las zonas de reflejo se vuelven más sensibles al dolor. De forma que el aumento de dolor en estas zonas indica la presencia de una dolencia y la aplicación de la presión necesaria en estas zonas afecta directamente a los órganos. Consiguiendo aliviar el dolor y obteniendo beneficios para la salud de la persona.