La Acupuntura

“El arte esencial es el de prever y prevenir más que el de tratar una enfermedad después de que se ha manifestado en síntomas físicos o mentales, dolorosos o de angustias”.

Según las enseñanzas Orientales existe una sutil manifestación de energía circulando por las vísceras, los tejidos y en último término empapando cada célula viva. El nombre que se da a esta forma de energía, en este nivel particular, se traduce como Fuerza Vital (Energía Vital). A veces la denominamos simplemente Energía.

Se considera que esta Energía tiene unas vías claramente diferenciadas y establecidas, fluye en una dirección definida y tiene un comportamiento característico tan bien definido como cualquier otro sistema circulatorio en otros niveles, tales como la sangre y el sistema vascular.

La tradición mantiene que existen una circulación de Fuerza Vital Interna, una Externa y una Comunicante. La circulación Interna principal es la que fluye a través delos órganos internos y los une; La circulación Externa, o circulación periférica, tiene lugar justo por debajo de la superficie de la piel.

La Energía situada en la superficie o cerca de ella, puede ser directamente contactada e influenciada mediante manipulación o alguna clase de tratamiento. La circulación Interna y las circulaciones que comunican la Interna con la Externa, no siendo directamente accesibles resultan influenciadas por medio de puntos de la superficie que tienen una buena comunicación con el interior. Los canales superficiales o periféricos de Energía Vital en conjunto constituyen el Sistema de Circulación conocido con la Circulación de los Meridianos. Los senderos de la Energía o meridianos han sido tradicionalmente dibujados en mapas y los diversos puntos de control o puntos “clave” se estos meridianos están bien establecidos. Estos puntos, en los cuales la Energía Vital puede ser controlada con efectividad y predicción, son conocidos como Puntos de Acupuntura.