Artículos creados por don José Cabrera Caballero.

Limpieza de hígado y vesícula según el doctor Andreas Moritz

Esta limpieza consta de una semana. En esa semana se aconseja eliminar los alimentos procesados como el gluten de trigo, la leche animal, el azúcar, el café, los conservantes, colorantes, así como todas las grasas animales, carne, pescado, huevos etc., y por el contrario si que hay que aumentar el consumo de vegetales, así como nutrientes naturales germinados, que nos den energía, antioxidantes, y cereales sin gluten como por ejemplo el mijo, el amaranto el arroz integral y como estrella principal la quínoa.
Recordar que una detoxificación no debe hacerse nunca bajo condiciones de stress, cuando nos encontremos enfermos, gripes, resfriados, etc. Y si para ello tuviésemos que hacernos un chequeo médico y analíticas mucho mejor.

Se recomienda estar cinco días tomando líquidos o triturados como pueden ser purés, sopas, para que descanse el sistema digestivo, sin que tenga que estar haciendo digestiones que consumen bastante energía para nuestro organismo.
Luego de esos cinco días necesitamos cuatro cucharadas soperas de sales de Epsom (Sulfato de Magnesio), las cuales van a provocar una diarrea para que podamos expulsar las piedras, así como medio vaso de aceite de oliva virgen extra, de primera presión en frío, si puede ser de la máxima calidad (como por ejemplo la Oleoestepa), y luego un vaso de zumo de pomelo (pomelo rosa), y si no de limones.

Antes de hacer la limpieza hepática hacer algunas hidroterapias de colon, que por ejemplo podrían ser la semana antes del tratamiento, lunes, miércoles y viernes, se aconseja hervir un litro y medio de agua de manzanilla y poner con el aparatito de hacer enemas. Se aconseja hacerlo a media mañana o a media tarde, que hayan pasado dos horas de haber comido.
Aproximadamente se van a consumir unos dos kilos de frutas y verduras diarios. Los zumos de frutas se aconsejan mejor por las mañanas para no dar mucha glucosa al organismo por la tarde.
Durante los seis primeros días de tratamiento hay que hacer tomas de un litro de zumo de manzana, a ser posibles frescas y liquadas. Medio litro a media mañana y otro medio litro a media tarde.
Al séptimo día, que deberíamos hacerlo coincidir un domingo que no trabajemos, por la mañana haremos unas verduras al vapor, porque a partir de las 14:00 horas ya no se puede comer nada. Luego sobre las 18:00 horas vamos a mezclar cuatro cucharadas soperas de sales de Epsom en 750 mililitros de de agua y lo vamos a dividir en cuatro vasos, así es que la primera toma se debe hacer a las 18:00 horas, la segunda toma a las 20;00 horas, y si a las 21/30 no has evacuado entonces debes hacerte un enema con agua tibia y limón. A las 21;45 preparamos el zumo de pomelo o de limón y lo mezclamos con el medio vaso de aceite de oliva virgen extra para tomarlo a las 22;00 horas, si lo haces con una cañita mucho mejor, no debes de estar más de cinco minutos para tomártela, luego debes acostarte sobre tu lado derecho y en posición fetal, así evitaremos que alguna de las piedras que salgan se cuelen en nuestro páncreas.

El tratamiento debe ser indoloro puesto que los zumos de manzana que incluye ácido málico (presente en este zumo), lo que hace es que relaja los conductos biliares y los vasodilata, haciendo así que la expulsión de la piedras sea indolora.
Si durante la noche tienes la necesidad de evacuar hazlo.

Luego a las seis de la mañana hay que beberse el tercer vaso con las sales de Epsom. Si tienes sed se puede tomar un poco de agua a temperatura ambiente. Sobre las ocho de la mañana ya hay que tomarse el cuarto y último vaso de las sales de Epsom, y ya dos horas más tarde sobre las 10:00 horas ya puedes tomarte un zumo de verduras o frutas, media después ya puedes comerte una pieza de fruta, ya por la tarde o a la mañana siguiente ya estarás normal, pero vas a ir viendo que iras muchas veces al baño, señal de que el tratamiento está dando los resultados que se esperaban. Las piedras expulsadas suelen ser de color verde y la espuma blanca de trata de colesterol.

Vas a mejorar mucho con los dolores de cabeza, alergias, eccemas, problemas de piel como manchas, granos, obesidad, gases, hinchazón abdominal, dispepsias, etc.
La limpieza hepática se recomienda hacerse cada 30 días hasta que tú veas que no expulsas más piedras.

Las limpiezas de colón deben realizarse tres en días alternos la semana antes de comenzar con el tratamiento y al terminar el tratamiento igual otras tres limpiezas la semana siguiente.
Recordar que durante el tratamiento no se deben comer cosas frías, ni fritos ni congelados ni salados, ni alcohol, ni cafeína, además de procurar no comer mucho, más bien poco.
Según el doctor Moritz, se recomienda hacer las limpiezas hepáticas entre las lunas llenas y las lunas nuevas, o cinco o seis días antes que venga la luna llena.

Piénsalo bien antes de hacer una limpieza hepática, no debes dejarla a medias, lo bueno es empezarla y terminarla tal y como aconseja aquí el doctor Moritz.
Bueno pues desearte mucho éxito en este cometido que estoy seguro tu salud te va a estar eternamente agradecida.

Saludos.