Sergi, un niño con mucho instinto de terapia emocional

Gran Canaria, Salinetas, 03 de Julio de 2019

A veces pasan cosas que te dan mucho que pensar. En este caso me encontraba con mi mujer de visita en casa de una sobrina en el pueblecito costero de Salinetas, municipio de Telde en Gran Canaria, ella es enfermera y fisioterapeuta entre otras cosas.  Ella tiene un niño de dos años llamado Sergi, y resulta que en ese momento le suena el móvil y era un primo suyo que venía con su mujer y su hijo de dos años también, el cual le decía que venía a hacer una visita y de camino a ver si le aconsejaba a su mujer porque estaba de bajona con un poco de ansiedad puesto que tenía un dolor en la zona dorsal alta al lado de la escapula, desde hacía varios días y le daba como unos espasmos que le tenía bastante preocupada, porque no sabía de que se trataba. Y claro se puso a mirar en Internet los síntomas y características del dolor y al indicarle en la información que podía tratarse de enfermedades serias más preocupada estaba. Ya mi sobrina le había aconsejado visitar al médico días antes, pero de todas formas quería profundizar  y explicarle bien como era y como sentía ella el dolor , para ver lo que mi sobrina podía opinar desde sus conocimientos de Fisioterapia y Enfermería, y poder recomendarle según su criterio al profesional adecuado. Bueno  mientras la enferma nos contaba todos sus síntomas, que se trataba de un pinchazo en el lado superior de la escapula izquierda que no le permitía respirar bien  tanto de noche  como de día, que estaba muy molesta y nerviosa.  Los dos niños se lo estaban pasando muy bien, entretenidos jugando con los muchos juguetes que allí había. Bien pues el pequeño Sergi como por un instinto increíble cada momento dejaba de jugar por unos minutos, iba donde estaba la chica afligida y le abrazaba a pesar de no haberla vista sino un par de veces en su vida, tantas veces fue que la chica ya hasta se reía y hasta parecía que anímicamente se había recuperado. Observamos que el niño jugaba con su primo pero mirando y sin perder de vista en todo momento  a la chica, como queriendo estar atento a su cara de tristeza como si se percatara de todo lo que ella estaba contando de su problema de salud. Todos nos quedamos boquiabiertos con el niño, puesto que a pesar de haber  seis adultos solo dirigía su atención y sus abrazos a esta mujer que tenía el problema. Bueno ya luego allí se le pudo hacer un poco de osteopatia y medicina tradicional china, y ya mi sobrina le aconsejo visitar un  profesional de la salud para que pudiese ir buscando una posible solución  su problema.  Fue realmente increíble el gesto de ese niño tan pequeño que incluso a veces y hasta no entrar en conversación es un poco tímido, como él sabía que esta chica necesitaba de sus abrazos para llegar muy profundo, quien sabe si hasta su alma y su corazón, y darle energía positiva que tanto ella la necesitaba en esos momentos.  Para mi forma de ver, ya desde muy temprana edad, el individuo deja entrever como será su tipología y su caracterología en el futuro, en este caso una persona que le gusta ayudar a los demás y más aún si está muy necesitado como era el caso de su prima segunda, y a eso le llamo yo terapeuta  de vocación, ya el tiempo nos irá diciendo a que se va a dedicar, pero está claro que muy buenas intenciones tiene este pequeño de gran corazón de aspecto bonachón.

 Aunque creo que lo de ayudar al prójimo debe sacarlo de su madre que en su trabajo de enfermera ayuda a los enfermos y a los que no lo están también, eso me consta, y por supuesto a su padre que en su calidad de docente ayuda  a los niñ@s, a formarse siendo más que un profesor un compañero de todos ellos para que en el futuro sean personas preparadas para afrontar los desafíos diarios de la vida.

Hoy cuando escribía este articulo que se lo leía a mi mujer y a mi hermano se nos erizaba la piel por el comportamiento del pequeño.

Estos son hechos que ocurren en momentos puntuales y es interesante que se sepa, porque fue un episodio de sentimientos mutuos, encontrados, que palpamos todos los presentes.

Permítanme decirles que creo que estas terapias de abrazos, de cariño, son las que de verdad curan el alma de muchas personas con ciertos problemas emocionales. ¡¡Enhorabuena sobrino!! por esa bondad que posees.

Bueno pues hasta aquí hemos narrado un hecho real de no hace muchos días, y queríamos compartirlo con todos ustedes.

Reciban un cordial saludo

José M. Cabrera Caballero

Titulado Superior Universitario en Osteopatía

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *