Costillas hundidas por contusión o postura antiálgica

En muchas ocasiones hemos visto a personas que se quejan de un fuerte dolor dorsal tanto posterior como anterior o costal, es un dolor punzante,  muy agudo, que duele mucho al respirar profundo, al estornudar, al toser o al hacer una rotación o torsión del tronco, aquí en Canarias cuando nos viene el paciente a la consulta nos viene diciendo que tiene un dolor como si fuera un” perro pegao”, (es nuestro singular y querido léxico canario). Y la forma de definir que le duele mucho.

Esta patología se suele producir  por ejemplo con accidentes, principalmente de moto, esquiando, con deportes de contacto, jugando al  fútbol, o similar, por una caída fortuita, por trabajos con posturas inadecuadas, por cargar mucho peso, y un largo etcétera. También se puede producir al dormir con alguna postura antiálgica durante muchas horas, durmiendo boca abajo, también se produce nada más levantarse cuando sin hacer estiramientos nos dirigimos a al baño a evacuar y luego al hacer la rotación para asearnos, suele pasar en un porcentaje medio alto, por lo que se recomienda antes de bajarse de la cama por las mañanas hacer entre otros el famoso estiramiento de yoga o la asana del saludo al sol, hacerlo por lo menos de 10 a 12 veces respirando adecuadamente, tengamos en cuenta que es el estiramiento que hacen gatos y perros nada más levantarse por la mañana.

Este tipo de lesión solo ocurrirá en la zona dorsal, puesto que es donde tenemos doce pares de costillas, pero no en la zona lumbar ni cervical puesto que ahí solo tendremos hacia los lados las apófisis transversa de las vértebras, aunque a veces aparece en la zona cervical alguna costilla de nacimiento genético, pero esos son casos aislados.

Las costillas son estructuras  óseas, formadas para entre otras cosas proteger a los pulmones de los impactos, es por eso que cuando se nos hunde alguna costilla hacia adentro, cuando la persona va a respirar y hace la inspiración, el pulmón se expande, choca con la costilla que se ha hundido y duele, tambien duelen los músculos de la zona costal, frontal o posterior porque también se pueden contraer y son estos los que desplazan la costilla hacia dentro, en esta ocasión suele pasar por una corriente de aire o un movimiento continuado inusual, al hacer el musculo una contracción muscular, por descongestión del mismo.

  Cabe destacar que también existen otras patologías de costillas como pueden ser las costillas en superioridad o en inferioridad.

Denominadas costillas en superioridad cuando la costilla inferior por lesión, o sea la de abajo se aproximas más a la inmediata superior o sea a la de arriba, y las costillas en inferioridad ocurren exactamente lo contrario o sea la costilla superior, la  de arriba por lesión se aproxima a la inmediata inferior, a la de a la de abajo.

Para poder entender un poco los motivos de estos desplazamientos, debemos tener en cuenta la biomecánica articular y la respiración. Cuando inspiramos o sea cuando cojemos aire toda la parrilla costal se eleva desde la parte anterior o frontal y baja de la parte posterior o de atrás y cuando expiramos o exhalamos sube desde la parte posterior o sea de atrás y baja de la parte anterior o frontal.

 La filosofía de la osteopatia y sus estudios por diferentes autores médicos, principalmente por su percutor el doctor norteamericano Andrew Taylor Still, postula que la parrilla costal se mueve con el diafragma así como cada una de sus vértebras y costillas, lo mismo ocurre con el cráneo expandiéndose con la inspiración y contrayéndose con la exhalación, lo mismo con la pelvis, etc, todo estos movimientos originados por los tres diafragmas;el craneal,  situado en la silla turca cerebral, el torácico situado en el propio diafragma abdominal  y pélvico situado en los músculos del suelo pélvico.

  Bueno pues si tuvieras alguna lesión de este tipo en nuestro Centro de Vital-Josvic de Arguineguín seguramente te podremos ayudar con Osteopatía, Medicina tradicional China, etc. Pero sería bueno que antes de venir a nuestro centro acudir al médico y hacer radiografías por si acaso haya alguna fractura o fisura de las costillas.

Recibe un cordial saludo

José M. Cabrera Caballero

Titulado Superior Universitario en Osteopatía

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *