Lesión de la escapulada alada

Antes de explicar la lesión de la escapula alada, vamos a explicar para los que no lo sepan donde se encuentra ubicada la escapula u omoplato.

La escapula es un hueso plano y triangular situado en la parte posterior de la espalda  en la zona dorsal entre la segunda y séptima costilla y en la parte lateral, por su parte anterior tiene una cavidad llamada cavidad glenoidea donde se inserta la cabeza del humero, siendo el musculo serrato anterior  y el trapecio inferior los que fijan  la escapula a la parrilla costal.

El  hombro comprende cinco articulaciones y estas son:

La articulación esternoclavicular, acromioclavicular, glenohumeral,

Subacromial, y escapulotoracica,  pero las principales que afectan más directamente al hombro son la glenohumeral y la escapulotoracica, todas ellas relacionadas con la escapula.

La lesión de la escapula alada se produce cuando desde la parte medial de la misma y cerca de la columna vertebral está se posterioriza debido a varias causas dentro de las cuales está la alteración del nervio torácico largo del hombro y por consiguiente el desequilibrio o atrofia del musculo serrato anterior.  Esto puede ser debido a una contusión, accidentes, principalmente de moto, levantar mucho peso, cualquier causa que pueda generar la denervación de nervio mencionado.

Esta lesión produce dolor en el hombro, una restricción de movilidad principalmente al hacer la abducción del mismo, dolor en el pecho y trapecio y muchas veces se extiende hasta el cuello, produciendo incluso pinzamientos de las vertebras cervicales y por supuesto dorsales.

Una forma de saber si padecemos de esta patología simplemente se pone la persona como empujando una pared y si una de las escapulas se posterioriza, podemos pensar que hay una escapula alada.

En nuestro centro de osteopatia  VITAL-JOSVIC de Arguineguín, podemos ayudarte si tienes una lesión de la escapula alada, mediante masajes, osteopatía, y estirando y reforzando músculos tanto subyacentes como adyacentes de la escapula como pueden ser serrato, trapecio, dorsales, pectoral menor, subescapular, elevadores de la escapula y romboides entre otros.

Recibe un cordial saludo

José Manuel Cabrera Caballero

Titulado superior universitario en osteopatía

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *