Una entrañable historia en Gran Canaria

Hace muchos años un señor que vivía en La Aldea de San Nicolás de Tolentino y que se dedicaba a hacer esteras con las hojas de las palmeras, también era muy amañado para arreglar los esconchabos, destuerzos o esconchos como decimos por aquí, o lo que es lo mismo para solucionar cualquier subluxación ósea, muscular, tendinosa ligamentosa, e incluso facial o aponeurótica, así que por aquel entonces era muy normal decir por aquí… “oye tenemos que ir a visitar al estelero de la Aldea” para arreglarme algo que se me ha echado fuera del sitio. En todo caso debiera de haberse llamado “Esterero”, pero el léxico canario es así de alegre y simpático, por lo que a partir de ese momento todas las personas que se dedicaron a normalizar desplazamientos articulares se les llama en esta isla “Esteleros”, sin embargo en otras se les llama “curanderos”.

A pesar que en aquellos tiempos las personas que tenían la virtud de dedicarse a aliviar o curar a los enfermos, muchas no sabían leer ni escribir, pero tenían ese don de manipular, obteniendo muy buenos resultados en la mejoría de la gran mayoría de ellos, por lo que fue la solución de muchísimos dolores, que denominaban como. “un perro pegao”, que no les dejaba ni siquiera dormir, dándose por entonces ungüentos como aceite de camello, el uso de ventosas, de cinturones apretados en la cintura para manipular las caderas, etc. Sin embargo hay que recordar que aún se siguen utilizando estas técnicas.

Quisiera desde estas líneas dar un homenaje póstumo a todos esos esteleros que pudieron ayudar a muchísimas personas son sus dolencias musculares, entre los que se encuentran; mi abuelo Don Jose Caballero Hernández, algunos de mis tíos, y principalmente mi madre, (Evangelina), fallecida hace dos años, muy buenos todos ellos, le venían mucha gente a arreglarse, incluso se comenta que hasta iban algunos médicos que no encontraron su curación con la medicina tradicional.

Bueno pues espero que les haya gustado esta verídica información.

Muchos saludos

José Cabrera Caballero

Titulado superior universitario en osteopatía.-

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *