Saúl, el niño grancanario que dejó de ser asmático

Hola a todos.

Somos María y Samuel, padres de Saúl y quisiéramos hacer el siguiente comentario acerca de nuestro hijo con el fín de poder ayudar a otras personas que se encuentren en la misma situación que nosotros.

Saúl tiene ahora tres años y medio, y por motivos de salud lo llevamos a una consulta de homeopatía, aquí en Las Palmas, concretamente a D. José Cabrera Caballero en Arguineguín. Lo llevamos el 17 de Diciembre del 2008 y fue entonces cuando hicimos a este homeópata el siguiente comentario:

Saúl lleva desde los seis meses con broncoespasmos, tos y flema casi desde nacimiento, nosotros lo tenemos en tratamiento médico y les damos muchos aerosoles pero no hay una solución, y cada vez más el carácter se le hace más rudo. Cualquier catarro u olor fuerte le desencadena una crisis asmática, a veces con pitidos. El niño duerme unas doce horas, excepto cuando le ponen los aerosoles que duerme una hora menos. Se mueve mucho durante el sueño, habla, llora, se ríe, tiene muchas pesadillas, es muy inquieto, habla poco en la guardería con sus iguales y con la maestra habla muy poquito y con tono muy bajo, si alguien le pregunta que como se llama no le contesta, es tímido en ese sentido. También la temperatura de la cabeza es excesiva, la tiene siempre muy caliente y le suele salir una pequeña hemorroides de vez en cuando.

El homeópata nos hace el interrogatorio de Saúl y le manda su remedio homeopático recomendado, llamado constitucional o base, se lo damos religiosamente, como se nos dice, y ya el 16 de enero de 2009 le toca de nuevo visita. Estamos alucinados, pues desde que estuvimos la vez anterior en la consulta o sea hacía escasamente dos semanas ya no tiene ni broncoespasmos ni pitido ni la tos tan espasmódica que tenía antes, le quedaba sólo un poquito de tos que para nada tenía que ver con lo que tenía. Recordamos que antes el niño, con los aerosoles estaba todo el día llorando y con rabietas, y ahora ha cambiado su conducta, y se le nota menos tímido y feliz. En casa ahora habla hasta por los codos, está muy dicharachero, e incluso cuando nunca, coge su guitarra y canta el cumpleaños feliz. Ya no le duele la cabeza ni la tiene caliente, pues antes parecía un horno e incluso este mes no le ha salido la hemorroide. Sinceramente estamos muy contentos de haber acudido a la homeopatía, nuestro hijo ha cambiado mucho en cuanto a salud se refiere.

De nuevo el día 28/12/09, lo llevamos a la consulta de D. José Cabrera por un catarrillo que cogió hace poco, con el frío, estando en la península, y viniendo en el avión hacía Canarias , Saúl nos decía: quiero ir al homeópata de Arguineguín. Y aquí en la consulta hoy nos hemos reído un rato, pues cuando el homeópata puso a nuestro hijo en la camilla para auscultarle, se levanta dando un ligero golpe de tos y diciendo: “qué raro aún tengo tos”, pensaba que con la auscultación ya quedaba suprimida la tos, (como niño y con la fé que tiene es normal que piense así).
Recomendamos a las personas que tengan problemas de este tipo que acudan a la homeopatía, y como D. José ya nos lo ha dicho, pues depende donde vivas, puedes poner en la web de CEDESNA, “Busca tu terapeuta”, que es a nivel de toda España y ahí seguro que te podrán ayudar.

Nuestro teléfono es el 928683997, por si alguien necesita preguntarnos algo acerca de lo acontecido, y si les podemos ayudar pues encantados.

Firmado Samuel y María, padres de Saúl.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *