Mi experiencia vivida con la entrada en la milagrosa homeopatía, MIL GRACIAS

Hola mi nombre es Carmen Rosa, y soy paciente de D. José Cabrera Caballero desde Enero del 2011, recibiendo terapias de osteopatía y Quiropraxia, mejorando mi calidad de vida desde la primera consulta. En todo este tiempo tenemos muchas conversaciones, le comento un problema de salud en la familia, es un tema genético y no quiero someterme a ninguna prueba agresiva, ni buscar lo que no quiero, siendo esto lo que nos sugieren. Estoy muy preocupada y me comenta tratarme con homeopatía, siendo entre otras cosas Experto Universitario en Terapéutica Homeopática.

Concertamos cita haciendo el correspondiente repertorio. Comienzo la medicación y estoy a la expectativa de cambios, pues ya me comenta que los voy a notar.
Desde el primer día empiezo con un ligero dolor de cabeza, ojo derecho y lumbares, siguiente día se extiende desde lumbares hasta los gemelos , en la noche aumentaron al acostarme, obligándome a levantarme y caminar por la casa, sentándome de vez en cuando porque estaba agotada, muerta de sueño y dolor.
Si las contracciones de parto se dividieran en tres partes, yo los viví en segundo lugar.

El segundo día los dolores aumentaron por todo el centro de la espalda, hombros y cuello, era como dos placas de hierro me fueran aplastando.
Utilizo la reflexología y no me funciona, me cambian la medicación y no encuentro alivio, vuelven a cambiarla y empieza a remitir después de tres noches con sus respectivos días sin dormir. He vivido en tres días todos los dolores que he tenido en mi cuerpo en muchos años. Cuando estaba mejor, estuve una noche con calambres en los gemelos, era algo que sufrí muy joven y siempre acostada de noche.
Los dolores desaparecen por completo, incluso en los hombros, algo que tenía desde años y me despertaba en la noche porque se me dormían las manos.

Cuando mejor estoy, amanezco con el ojo derecho hinchado, tres puntos de orzuelo, dos granos de acné en la frente y cuero cabelludo, tengo escalofríos pero no fiebre.
Me voy al médico para justificar la falta al trabajo, y muy extrañado me pregunta si no me duele, pues no es lo que yo creía, tengo un herpes zoster, el más doloroso y peligroso porque afecta a la vista y era rarísimo que no se hubiera extendido.

Mi homeópata me receta una nueva medicación para ello y desaparece todo en tres días y mi médico sigue extrañado por la recuperación tan rápida.
Si no abandoné y no fui a urgencias a que me pusieran algo para el dolor los días anteriores a la aparición del herpes, fue por el compromiso adquirido hacia mí terapeuta y la confianza que me inspiraba, pero sobre todo a mí misma, estoy orgullosa de no haber tirado la toalla é ilusionada en una vida sin dolores, feliz de haber ido un día a esa consulta donde D. JOSE CABRERA CABALLERO, con su sabiduría me ha liberado de los dolores de mi cuerpo y de mí alma, al que estoy y estaré eternamente agradecida por mí nueva calidad de vida y que en todo momento tuvo una palabra de ánimo.

UN MILLÓN DE GRACIAS.

Firmado: Carmen Rosa Rivero Romero.

Las Palmas de Gran Canaria.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *