La epitrocleitis (codo de golfista) o epicondilitis medial

Al igual que en el artículo anterior que hablamos de la epicondilitis o codo de tenista, ahora hablaremos de la epitrocleitis o codo de golfista, que por cierto no es necesario que practiquemos este deporte para tener la citada lesión, pero primero vamos a ver que es la epitróclea y donde está ubicada.

La epitróclea es la prominencia ósea situada en la parte interna distal del humero, donde se insertan los tendones de los músculos flexores de la muñeca, si ese huesito que cuando sin querer te das un codazo en la mesa te da un calambre tremendo, pues ese mismo.

La epitrocleitis es la inflamación de los tendones que se insertan en esta prominencia ósea de la cara interna del codo y de los músculo que se encargar de hacer la pronación, (pronador cuadrado, pronador largo) y otros músculos implicado en esta lesión de codo como el flexor radial del carpo, palmar largo, flexor cubital del carpo, el musculo cubital anterior flexor común artificial de los dedos. Produciendo también parestesia o sensación de acorchamiento de los dedos.

Esta lesión se produce normalmente por soportar mucho peso en los brazos, deportes como jugar al golf, deportes de raqueta como pueden ser la pelota vasca, front tenis, boxeo, así como el desarrollo de algunos trabajos como el de la construcción, trabajos en el campo , trabajos que impliquen movimientos repetitivos del codo y muñeca,etc, aunque también pueden haber otras patologías como la epicondilitis por estas mismas causas.

En nuestro centro de Vital Josvic, solemos tratar este tipo de lesiones varias técnicas como son la crioterapia, osteopatía, homeopatía, la reflexología, podal, la acupuntura, auriculopuntura entre otras, así como manteniendo el reposo adecuado, mientras se le está tratando, dando siempre muy buenos resultados.

Muchos saludos

José Cabrera Caballero

Titulado superior universitario en osteopatía-

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *